COTIDIANO

Historias para no dormir (capítulo 2)

La noche anterior había terminado muy tarde… así que, nada más despertar, sólo pensaban en tomar una taza de café y disfrutar de los primeros rayos de sol que entraban por las ventanas; mientras, recordaban todas las anécdotas vividas las horas previas. Ya llegaba el último día del fin de semana…

IMG_6101

IMG_6357

IMG_6190

IMG_6207

Después de tomar más de una taza de café, comenzaron a preparar un suculento desayuno para recuperar la energía. La energía que iban a necesitar algo más tarde para poder subir a lo alto de las montañas. Habían decidido hacer una pequeña ruta para divisar desde allí el paisaje que tenían alrededor y para revitalizarse con el aire puro que se respiraba.

IMG_6114-2

IMG_6119

IMG_6118

IMG_6351

IMG_6354

Una vez acabado el desayuno, comenzaron a prepararse para el paseo de la mañana. Ropa de abrigo, buenas botas, un par de mochilas cargadas con bebidas y frutas, y mucha voluntad…

Sí señor!! Porque después de una fiesta con abundante comida y bebida, juegos, interpretaciones teatrales, música y baile hasta altas horas de la noche, hay que tener algo más que voluntad para subir a aquella montaña, que para alguno de ellos, fue como subir al Everest. Nada tenía que ver la inclinación de la montaña vista desde la terraza  de la cabaña que vista en primera persona al pie de ella.

Así pues, estos seis valientes se pusieron en marcha con una sonrisa que a pocos metros más arriba se había convertido en una mueca.

IMG_6362

IMG_6363-2

IMG_6366

IMG_6402

Pero lo consiguieron… a paso lento pero seguro iban subiendo la montaña. Jadeantes y cansados, se resbalaban por los restos de nieve que quedaba, pero no se dieron por vencidos y consiguieron llegar a la cima.

Una vez arriba, hicieron una merecida pausa para retomar fuerzas mientras divisaban el paisaje y recuperaban el aliento perdido en el camino.

IMG_6368

IMG_6373

IMG_6400

IMG_6392

IMG_6376

IMG_6391

Ahora quedaba lo mejor… o era lo peor?? La bajada!! Aquella inclinación de subida se había convertido ahora en una peligrosa montaña rusa… un temor para la vista que hacía tambalear el cuerpo con tan solo mirarla. Pero como no se podían quedar en lo alto de la montaña para siempre, no quedaba más opción que bajar.

Y nuevamente como valientes comenzaron a bajar la montaña con algún que otro pequeño percance que solo provocaba risas. Acompañados en todo momento por el sonido que provenía del agua del río, consiguieron llegar abajo sanos y salvos. Y para celebrar ese triunfo, nada mejor que otra parada en medio de la naturaleza que tantas emociones les había brindado durante todo el fin de semana.

IMG_6411

IMG_6436

IMG_6441

IMG_6426

IMG_6430

Cansados pero felices por la convivencia de la que habían disfrutado, se dispusieron a recoger sus cosas para emprender el viaje de regreso a casa.

Y con todas estas «historias para no dormir» y más que se dieron en el camino de vuelta, se despidieron con gran satisfacción por los momentos compartidos, dejando constancia de ello en un pequeño libro que está escondido en algún lugar de Svandalen.

Si alguna vez tienes la oportunidad de viajar hasta allí, debes localizar el libro y dejar en él un comentario de tu estancia en la zona. Si no lo consigues… podrás ser perseguido durante mucho tiempo por la magia negra de los trolls que vivieron en estas montañas hace muuuuchos años. No lo olvides… tenlo en cuenta… porque aquí solo ocurren «historias para no dormir».

IMG_6183

IMG_6135

IMG_6150-2

3 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *