MIS VIAJES

Milos, amor a primera vista

Milos es una de las islas más bonitas de Grecia. Es una isla volcánica y multicolor. Su paisaje único y natural unido a su excaso número de visitantes, hacen de ella el lugar ideal para unas vacaciones inolvidables. En este post, cobra mucho sentido la frase «una imagen vale más que mil palabras» y como además he tenido que seleccionar una pequeña parte de las más de mil fotografías que he traído de esta preciosa isla, he pensado dejar disfrutar esta vez al sentido de la vista porque creo que sobran las palabras… Así que espero que disfrutes de esta visita fotográfica y seas tú en este caso quien ponga las palabras…

Aquí empieza el viaje…

Milos tiene más de 70 playas, algunas accesibles solamente en barco. Aquí hago referencia a alguna de ellas. Empezamos el recorrido por la playa de Achivadolimni, situada a pocos metros del lugar donde nos hospedamos. Una playa ideal para familias con niños, ya que sus aguas tienen muy poca profundidad.

Lagada Beach. Es la playa que está en Adamas o Adamantas, el puerto de Milos. Una playa a pie de carretera y también ideal para familias. El puerto de Adamas es el lugar de conexión con el resto de las Islas Cícladas, por lo tanto es un lugar muy animado, tanto de día como de noche. Hay muchos comercios, restaurantes, terrazas y tiendas de souvenirs y productos típicos. También se encuentran aquí la mayoría de las oficinas de alquiler de coches.

Playa de Provatas. Provatas es una maravillosa playa con arena medio anaranjada-rojiza. No es  una playa muy concurrida y es también ideal para los niños.

Tsigrado. Para poder llegar a la playa hay que descender por una pendiente hasta llegar a una pequeña cala de arena dorada. Te encontrarás con aguas cristalinas de un azul intenso.

Playa de Fyriplaka. Es una preciosa playa rodeada por grandes rocas de colores. De arena dorada y aguas cristalinas. Hay un pequeño chiringuito y también dispone de sombrillas y hamacas.

Sarakiniko. Es una de las más famosas playas de Milos. Situada en medio de grandes extensiones de roca blanca, es un paisaje ideal para tomar fotografías. Es imprescindible usar gafas de sol en esta zona ya que el sol refleja toda la luz en la piedra blanca y ello incomoda un poco la visión. El efecto del sol sobre la roca provoca también una elevación de la temperatura, por lo que se aconseja no alargar la estancia en ella por más de una hora.

Sin dejar las playas de lado, puesto que la isla está rodeada de ellas seguimos el recorrido por algunos de los pueblos más populares de Milos.

Pollonia. Es un pueblo de pescadores muy pintoresco con una bonita playa familiar rodeada de tabernas y restaurantes. Desde aquí puedes ir en barco hasta la isla de Kimolos. Un lugar ideal para el descanso, transmite mucha calma…

Mandrakia. Otro rincón de parada obligatoria. Sus pintorescos garajes para barcas hacen del lugar un escenario perfecto para fotografiar y disfrutar de sus aguas claras. Hay un restaurante con vistas al mar en donde se come muy bien, se llama Medusa. Allí entre las comidas típicas predomina el pulpo, el cual puedes elegir tú mismo. Bajando hacia las casas de la playa, hay pescadores que cuelgan los pulpos para secarlos, algo muy típico también en el lugar. La gente es muy amable y te permite el acceso hasta sus casas para que puedas hacer tus fotos. Hay muchos erizos en las rocas, así que cuidado al entrar al agua! De resto, un lugar ideal para darse un baño y disfrutar de la gastronomía.

Firopotamos. Lo que primero llama tu atención al llegar a este precioso lugar son las tonalidades de sus aguas. Una de las playas más tranquilas y agradables de Milos. Casi hasta las puertas de las casas de verano llega el agua. Aquí puedes disfrutar de un agradable baño y usar tus gafas y tubo de buceo y ver preciosos peces de colores. Este lugar tampoco te lo puedes perder!

Klima. Es un pueblo pesquero tradicional con muy pocos habitantes y casas multicolores de dos pisos en las concavidades naturales de las rocas. En la parte baja se conservan y reparan las barcas de los pescadores y en planta alta viven las familias. La mayoría de ellas son para alquilar durante el verano. Otro lugar excelente para fotografiar y tomar alguna bebida o comer en el restaurante que está al borde del mar mientras disfrutas de unas vistas inmejorables.

Tripiti. Éste es uno de los pueblos con más historia, ya que en esta zona estaban los principales asentamientos grecorromanos y quedan bastantes restos. Está muy cerca de la capital y tiene también calles estrechas con bonitos rincones. Un lugar donde se puede comer bien, es Ta Glaronisia, una taberna-parrilla tradicional griega con una terraza de estilo rústico. Buena comida y con magníficas vistas de la zona de Klima.

Plaka. Es la capital de Milos, el pueblo con más encanto de toda la isla (en mi opinión). Un lugar lleno de preciosos rincones que vas descubriendo mientras lo recorres a pie. Sus calles estrechas y empedradas, sus casas blancas y azules y las maravillosas vistas al mar hacen de este un lugar de ensueño. En su recorrido encuentras muchísimas terrazas al aire libre, restaurantes, tabernas y comercios. Es aquí donde puedes apreciar la puesta de sol más bonita de toda la isla, aunque esto lo voy a reservar para otro post. Un lugar para comer platos típicos, la taberna-restaurante Archontoula. Nos encantó!

 

Y hasta aquí esta visita fotográfica por la isla de Milos, un lugar para conocer sin duda alguna. Espero que la hayas disfrutado tanto como yo. En los próximos post, te muestro el recorrido en barco por las increíbles playas y calas de la isla que son inaccesibles en coche y las famosas puestas de sol de Oía en Santorini y Plaka en Milos. Espero que me acompañes hasta el final… no te arrepentirás!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *